Prevención del cáncer de mama. La importancia de la autoexploración mamaria

Importancia de la autoexploración mamaria

El cáncer de mama, una enfermedad grave que se puede curar

El cáncer de mama es una enfermedad grave pero que se puede curar si se detecta a tiempo. Un tumor en la mama detectado en su etapa inicial es curable en un porcentaje muy alto de los casos.

Pese a que la autoexploración mamaria no puede reemplazar las revisiones ginecológicas periódicas, los exámenes clínicos y las pruebas de detección llevadas a cabo por los profesionales médicos, está demostrado que una rutina mensual de autoexamen mamario ayuda a reducir las cifras de muerte por cáncer de mama.

La autoexploración es fundamental para detectar a tiempo cualquier cambio o anomalía que se produzca en la los pechos. Hay que tener presente que muchas veces los signos detectados no serán malignos, pero cualquier alteración que observemos, asimetrías, un bulto, cambios en la piel o secreciones en el pezón, debemos comunicárselo a nuestro ginecólogo.

Se recomienda comenzar con la autoexploración mamaria una vez se presenta el primer periodo menstrual. En cuanto a la periodicidad lo ideal es hacerlo entre el quinto y el décimo día del ciclo, siempre en la misma fecha. Las mujeres que ya no tienen la menstruación igualmente deben llevarla a cabo una vez al mes, siempre el mismo día.

La primera autoexploración mamaria se debe hacer muy detenidamente para aprender el aspecto y consistencia normal de los pechos, de este modo podremos identificar posibles cambios. La glándula mamaria tiene una consistencia nodular, lo que en algunos casos puede dar la sensación de palpar bultitos. Ante esto, es fundamental consultar con un profesional médico, tanto las posibles dudas en la palpación como para que nos enseñe a llevar a cabo la autoexploración de manera adecuada.

Autoexploración mamaria

La autoexploración mamaria es una técnica sencilla que dura unos pocos minutos. Consta de dos fases.

Una primera fase de inspección visual en la que buscaremos asimetrías entre ambas mamas, bultos o lesiones en la piel. Consta igualmente de dos fases.

  • En un primer momento nos colocaremos ante un espejo con los brazos caídos y giraremos el tronco a uno y otro lado para observar si hay algún bulto, zonas enrojecidas o textura similar a la piel de naranja, hoyuelos o eccemas.
  • Después levantaremos los brazos y los pondremos detrás de la cabeza para comprobar que el contorno de los pechos es uniforme y que ambos se elevan de la misma manera.

Una segunda fase de palpación. En la que palparemos cada una de las mamas con la mano contraria utilizando la yema de los dedos. Para explorar la mama derecha pondremos el brazo derecho detrás de la cabeza y con la yema de los dedos de la mano izquierda iremos palpando la mama, el pezón y la axila del lado derecho.

Para la realización de la autoexploración se usan básicamente tres tipos de movimientos:

  • Un primer movimiento comenzaría en el centro de la mama y haría movimientos circulares abarcando toda la mama.
  • Un segundo movimiento en zigzag vertical y luego horizontal, desde un lado hacia el otro, abarcando toda la mama.
  • Y un tercer movimiento mediante comprensiones suaves, desde la parte externa hacia la zona central y la areola de la mama.

No debemos olvidar apretar los pezones para comprobar si sale algo de líquido así como explorar las axilas, en este caso con los brazos bajados. Gran parte de los tumores se originan en la parte de la mama cercana a las axilas.

Alteraciones detectadas motivo de consulta ginecológica:

  • Dolor en el algún punto de la mama.
  • Detección de bultos o hundimientos.
  • Líquido en los pezones.
  • Cambios en el color.
  • Textura similar a la piel de naranja.

El 90% de las alteraciones detectadas en las autoexploraciones son tumores benignos, pero pese a ello, las autoexploraciones mamarias son la mejor forma de plantarle cara al cáncer de mama.

Desde Policlínica Alto Aragón recomendamos encarecidamente la realización de autoexploraciones mamarias de manera periódica y puntual. Son unos minutos que pueden salvarnos la vida. PREVENIR ES VIVIR. Si tienes cualquier duda llámanos al 974 23 81 88.