Precauciones ante la práctica de deportes de invierno

Precauciones ante la práctica de deportes de invierno

Precauciones a la hora de hacer deporte en invierno

Vimos en el artículo anterior los grandes beneficios que tiene la práctica de deporte en invierno, pero del mismo modo, debido a que la exigencia que requieren para nuestro organismo es mayor, se debe tomar muy enserio su práctica. Tomando las precauciones de cara a evitar serias lesiones.

Hay que tener especial cuidado con los deportes relacionados con la nieve y el hielo. Al practicarse de modo estacional, cuando se llevan a cabo se suelen aprovechar al máximo. Siempre se debe ser muy cauto en su ejercicio, si no queremos acabar con una lesión que nos acompañe una larga temporada.

Además debido a que el frío contrae los músculos, esta es una época donde las contracturas y dolores musculares son más habituales. Unido al hecho de que las bajas temperaturas elevan la presión y el ritmo cardíaco y las enfermedades reumáticas se ven acentuadas.

Pero si escuchamos nuestro cuerpo, no vamos más allá de nuestras posibilidades, tenemos en cuenta una serie de precauciones y respetamos las normas de seguridad establecidas en cada caso, los riesgos serán mínimos.

Pautas a seguir

En primer lugar para la práctica de los deportes de invierno es fundamental partir de una adecuada forma física. De una práctica previa de deportes que ejerciten la musculatura de las piernas como son el running, nadar, andar, ir en bicicleta o la practicar en el gimnasio de manera regular.

Con los deportes de invierno es fundamental contar con una preparación adecuada, son deportes técnicos que necesitan de cierta formación para evitar movimientos que podrían acabar en lesiones de otro modo.

No debemos olvidar en ningún caso realizar un adecuado calentamiento previo y comenzar la práctica poco a poco, de manera progresiva. Así como usar fotoprotector que resista condiciones extremas y gafas de sol adecuadas.

Se debe ir equipado adecuadamente para la práctica deportiva. Tanto con el material necesario, botas, guantes, esquíes si es el caso, como en lo que respecta a la vestimenta. A la hora de vestirnos debemos evitar ponernos demasiada ropa así como el uso de prendas de algodón que absorben el sudor dejándonos húmedos. La opción sería usar prendas hidrófugas que expulsan el sudor, encima de ésta colocaríamos otra prenda térmica transpirable de poco peso y que permita la movilidad. Y finalizaríamos con un cortavientos impermeable.

En cuanto a las botas, deben garantizar la fijación pero no deben estar excesivamente apretadas para evitar dificultar la circulación. Debemos recordar mover los dedos de los pies de vez en cuando para facilitar el flujo sanguíneo.

Otro factor importante a la hora de realizar ejercicio es la hidratación, antes durante y después de la actividad física. Con el frio a veces se nos olvida beber y el esfuerzo físico genera una pérdida de agua que se debe compensar para evitar la aparición de fatiga y prevenir las agujetas. 

Por otro lado debemos tener cuidado con la hipotermia. Que se da cuando la temperatura corporal cae por debajo de los 35ºC debido una exposición prolongada al frío o por el exceso de ejercicio físico que impida al cuerpo compensar la diferencia de temperatura con el exterior. Sus síntomas, entre otros, son los mareos y la falta de coordinación.

Si se sufre alguna enfermedad cardiaca, asma, … se debe contar con supervisión médica ante la práctica deportiva en invierno. El frío extremo puede desencadenar ataques de asma y dificultar la circulación de personas con ciertas dolencias.

No debemos olvidar realizar descansos de 15 minutos, al menos, cada dos horas y parar en caso de sentir dificultad respiratoria o taquicardia. Así como realizar estiramientos al finalizar.

Desde Policlínica Alto Aragón recomendamos la práctica de ejercicio físico, pero siempre dentro de las posibilidades de cada uno, no intentando llegar más allá de lo que nos dicte la prudencia, siendo precavidos en todo caso.