Mantén una piel perfecta, sana y cuidada durante todo el invierno

El invierno es la estación fría por excelencia, pero esto también trae consecuencias muy negativas para tu piel. A continuación, os damos unos sencillos consejos para mantener una piel cuidada, bonita y sana durante el invierno.

 

Debes conocer los efectos adversos sobre nuestra piel

El ambiente frío y seco daña la primera línea de defensa o barrera de nuestra piel, la epidermis, y eso provoca que se vea mucho más seca, irritada e incluso con dermatitis en aquellas zonas que están claramente expuestas a las inclemencias climatológicas, como son la cara, los labios o las manos. También es frecuente que provoque escozor o incluso picores, dependiendo del grado de intensidad del frío.

En aquellas zonas donde el frío es más intenso, podemos llegar a tener sabañones, una inflamación bajo la piel, acompañada de prurito y dolor, producida por el efecto repetido o prolongado del frío y la humedad, que afecta a un reducido número de partes de cuerpo, especialmente pies, manos, dedos, nariz y orejas. Por lo general, estos cambios pueden aparecer en cualquier persona, pero van a ser más habituales en aquellos pacientes con edad avanzada y deportistas que están expuestos de manera habitual a condiciones extremas.

 

Recuerda estos consejos durante toda la estación invernal

Para ello, vamos a ducharnos con agua tibia, empleando jabones con ph neutro y los más naturales posibles, ya que los químicos también perjudican las defensas de nuestra piel. Hidrataremos nuestra piel varias veces al día, con cremas y productos destinados específicamente para este cometido. La primera de ellas, precisamente, inmediatamente después de la ducha. También es altamente recomendable hacerlo cada vez que nos lavemos las manos y antes de salir al exterior.

No debemos olvidar tampoco hidratar nuestros labios convenientemente con un protector labial especialmente formuladas para este efecto. Los guantes, bufanda y ropa de abrigo, además de mantener el calor corporal de cara a nuestras salidas al exterior, también protegerán nuestra piel de las agresiones externas y los cambios de temperatura.

 

Luce una piel radiante y saludable con cosméticos respetuosos

A la hora de escoger las bases de maquillaje y cosméticos que vamos a aplicar en nuestra piel, vamos a fijarnos en aquellos productos testados dermatológicamente y que sean lo menos agresivos posibles con nuestra piel. Podéis lucir un cutis perfecto aplicando, en primer lugar, una base y corrector acordes con vuestro tono de piel, seguido de unos polvos matificantes para eliminar los brillos no deseados, y dar el toque final con una paleta de tonos de colores fríos para modificar las facciones y estructura facial jugando con las luces y sombras, obteniendo un resultado fácil y sofisticado para el invierno, además de garantizar una piel sana y saludable durante toda la estación.