Los síntomas de los trastornos oculares

El extenso campo de las enfermedades cardiovasculares

Los síntomas de los problemas oculares incluyen cambios en las sensaciones, en la apariencia y en la visión del ojo. Suelen reflejar un problema en los ojos, aunque a veces son indicadores de que otra parte del cuerpo no anda bien, particularmente del cerebro. En ocasiones presentan síntomas como parte de una enfermedad que afecta a distintos sistemas del organismo.

Los síntomas

Cambios en las sensaciones de los ojos

  • Puede aparecer dolor alrededor del ojo, en el mismo ojo, o detrás de este. El dolor en la córnea suele ser agudo y agudizarse en el párpado. Puede deberse a una abrasión, a un cuerpo extraño, a una ulcera o a una infección.

Veamos algunos ejemplos:

  • El glaucoma de ángulo cerrado produce un dolor intenso, mientras que el glaucoma crónico no es doloroso.
  • Un dolor profundo y continuo puede ser síntoma de una escleritis o de una uveítis.
  • Fotofobia o sensibilidad a la luz. Se suele producir en ambientes extremadamente soleados o cuando se sale de una ambiente oscuro a la luz solar potente.

Su causa puede ser variada, se puede deber por ejemplo a la ingesta de determinados fármacos, a una meningitis, a migrañas, a la inflamación o infección de la parte anterior del ojo.

  • Puede ser producido por alergias o por la inflamación de los parpados o blefaritis, o puede ser el resultado de diversas infecciones.
  • Sequedad en los ojos. Puede deberse a varias causas, como la producción insuficiente lágrimas, que éstas se evaporen demasiado rápido, deficiencia de vitamina A o al síndrome de Sjógren.

Cambios en la apariencia de los ojos

  • El ojo rojo. Es el cambio más frecuente en la apariencia de los ojos. Muchas enfermedades dilatan los vasos sanguíneos de la conjuntiva y hacen que la parte blanca del ojo se vuelva roja.

Entre estas afecciones figuran el cansancio, las alergias, las infecciones, las abrasiones o las úlceras corneales. En algunas ocasiones la hemorragia es tan grande que cubre toda la parte blanca.

  • Si padecemos ictericia, la parte blanca de los ojos se vuelve amarilla al igual que la piel.
  • En ocasiones aparecen manchas oscuras en el iris o en la conjuntiva. A menudo no tienen importancia, pero cualquier mancha oscura que crece debe ser valorada por un oftalmólogo para descartar un tumor.
  • Tamaño desigual en las pupilas. Puede ser el resultado de una lesión o inflamación del ojo.

Los cambios en la visión. Estos pueden presentarse como pérdida o distorsión de la visión:

  • Pérdida de la visión. Puede ser total o parcial, afectar a una parte o la totalidad del campo visual de uno o ambos ojos, y puede ser transitoria o permanente.

Dependiendo de la forma y velocidad con que curse la pérdida de la visión, la persona notará rápidamente el problema, o por el contrario éste puede ser descubierto tarde, de ahí la importancia de las revisiones oftalmológicas periódicas.

Causas

Entre las causas que ocasionan la pérdida completa de visión encontramos la obstrucción del riego sanguíneo que llega a la retina, la diabetes, la enfermedad del nervio óptico o el glaucoma por ejemplo.

Existen diferentes tipos de pérdida de visión que sólo afectan a una parte del campo visual. Como algún tipo de accidente cerebrovascular, un tumor en la glándula hipófisis que se sitúa justo debajo del cerebro y detrás del cruce de las fibras nerviosas del nervio óptico.

Antes de una crisis de migraña algunas personas pueden presentar temporalmente pérdida de visión.

Las personas con degeneración macular pierden la capacidad para ver las cosas hacia las que miran directamente, pero mantienen la visión periférica.

  • Distorsión de la visión. Es la incapacidad para ver con claridad que puede ser debida a un error refractivo, a una alteración en la visión de profundidad, a la visión doble, a brillos, a luces o destellos de luz o a puntos flotantes. También puede estar provocada por el daltonismo.

 

Si apreciamos algún tipo de síntomas en los ojos debemos consultar al oftalmólogo inmediatamente. Pero ocurre que muchos trastornos oculares en su etapa inicial no causan síntomas. Por lo que es prioritario someternos a revisiones regulares cada año, o más frecuentemente si existe algún problema ocular determinado. Nuestros oftalmólogos de Policlínica Alto Aragón os darán las pautas determinadas para cada caso.