Las cataratas, un problema visual muy común

Una catarata es una nubosidad u opacidad que se produce en el cristalino y va causando una pérdida de visión paulatina e indolora.

Las cataratas son la principal causa de ceguera en el mundo, son bastante frecuentes y afectan principalmente a las personas de más edad. A aproximadamente una de cada cinco personas con edades comprendidas entre los 65 y 74 años sufren cataratas, porcentaje que se amplía a una de cada dos personas, cuando hablamos de población mayor de 75 años.

Afortunadamente en los países desarrollados, las personas son tratadas mediante una operación quirúrgica que evita la ceguera.

En la mayoría de los casos las cataratas suelen desarrollarse sin ninguna causa aparente. Sin embargo también pueden ser el resultado de lesiones en el ojo, de enfermedades inflamatorias e infecciosas del ojo, de una complicación de algunas enfermedades sistémicas como la diabetes, etcétera.

Además, parecen ser más frecuentes en las personas de ojos oscuros, en las que han tenido una exposición prolongada a la luz solar, en las que presentan mala nutrición y en las que fuman.

Quienes han tenido una catarata en un ojo, tienen más probabilidades de desarrollar, más adelante, una en el otro ojo. A veces las cataratas pueden desarrollarse en ambos ojos al mismo tiempo.

Los bebés pueden nacer con ellas, son las llamadas cataratas congénitas y los niños también pueden padecerlas, generalmente como resultado de una lesión o de una enfermedad.

Conozcamos sus síntomas:

  • El primer síntoma suele ser la visión borrosa.
  • Halos luminosos.
  • visión doble.
  • La persona puede notar los colores más amarillos y menos intensos.
  • La lectura puede volverse difícil porque disminuye la capacidad para distinguir entre la claridad del fondo y la oscuridad de las letras impresas.

Los cambios que una catarata produce en el la visión dependen de la intensidad de luz que entra en el ojo y de la ubicación de la catarata.

El oftalmólogo puede detectar presencia de una catarata mediante una exploración pudiendo identificar su localización exacta y la extensión del bloqueo de luz que dicha nubosidad u opacidad produce.

En cuanto a su tratamiento

En un principio hasta que la visión se compromete de manera importante, las gafas y lentes de contacto mejoran bastante la agudeza visual de la persona afectada.

El único tratamiento que proporciona la curación de las cataratas es la cirugía.

En ocasiones cuando causan otros problemas como hinchazón o glaucoma, es recomendable extraerlas inmediatamente.

La cirugía de cataratas puede practicarse en personas de cualquier edad y salvo excepciones es una cirugía muy segura incluso en personas con afectaciones cardiacas o diabetes.

Por lo general el oftalmólogo realiza una pequeña incisión en el ojo y extrae la catarata rompiéndola primero mediante ultrasonidos. Cuando todos los fragmentos de la catarata han sido eliminados, el cirujano la sustituye por una lente artificial o lente intraocular. Existen varios tipos de lentes y decidirse por una u otra va a depender delas características oculares del paciente, quien deberá someterse a un estudio personalizado.

Esta cirugía suele durar unos treinta minutos y la persona puede irse a casa el mismo día. Por lo general no se realizan suturas, ya que la incisión en el ojo es pequeña y cierra por si sola. Son muy poco frecuentes las complicaciones tras una cirugía de cataratas.

La mayoría de las personas notan la mejoría en a visión de lejos a las pocas semanas de la operación. Casi todas necesitan gafas para leer y algunas también para afinar su vista de lejos.

El oftalmólogo decide antes de la cirugía la potencia de la lente que se debe implantar. En Policlínica Alto Aragón somos especialistas en cirugía de cataratas. Contacta con nosotros en el 974 23 81 88 y resolveremos todas tus dudas.