Las bondades de la fisioterapia

Las bondades de la fisioterapia

La fisioterapia

Podríamos definir la fisioterapia como la ciencia que utiliza agentes físicos, mediante el uso de diferentes técnicas y tratamientos, para recuperar y mantener el correcto funcionamiento o movilidad del cuerpo. Gracias a la fisioterapia logramos la máxima funcionalidad del organismo sin necesidad de recurrir a los fármacos.

La fisioterapia nos mueve y nos llena de salud. Busca el desarrollo adecuado de las funciones corporales en los casos en que se ha perdido, o se empieza a alterar, la movilidad del cuerpo.

Tampoco debemos olvidar su papel fundamental en el ámbito de la prevención, logrando eliminar incluso pequeñas molestias, que a veces se cree erróneamente que son “cosas de la edad” sin solución posible, y por supuesto evitar que vayan a más.

Es muy requerida igualmente para tratar procesos que cursan con dolor, ayudándonos a que las recuperaciones sea mucho más rápidas.

Los fisioterapeutas, profesionales sanitarios con formación universitaria, son expertos en la rehabilitación corporal, la reeducación postural e incluso de la respiración.

Fisioterapia para todas las edades

Es una especialidad apta para todas las edades y con una gran diversidad de patologías tratables. Pese a que las dolencias que a menudo nos llevan al fisioterapeuta suelen ser las derivadas de traumatología, puede abarcar prácticamente la totalidad de las especialidades médicas. Veámoslas:

  • Traumatología. Dolores de espalda, dolores varios del sistema músculo esquelético, esguinces, fracturas, contracturas, tendinitis, recuperación de accidentes, y un largo etcétera. Logrando un alivio de las contracturas musculares de manera altamente eficaz.
  • Medicina deportiva. Recuperación de lesiones, ayuda en el entrenamiento, acondicionamiento físico, …
  • Sistema cardiorrespiratorio. Bronquitis, asma, recuperación quirúrgica por intervenciones cardiacas.
  • Reumatología. Artrosis y artritis.
  • Preparación al parto y ayuda en el postparto.
  • Geriatría. Inmovilizaciones prolongadas, enfermedades degenerativas osteomusculares, entre otras.
  • Pediatría. Asesoramiento, tratamiento y cuidado de los bebés, niños y adolescentes que presentan un retraso general en su desarrollo, desórdenes de movimiento o riesgo de padecerlos.
  • Cirugía general. Pre y post operatorio.
  • Neurología. Recuperación tras un ictus, parálisis cerebral, hemiplejía, lesiones nerviosas o enfermedades degenerativas del sistema nervioso.

Técnicas fisioterapeutas

Lo primero que hará el fisioterapeuta será diagnosticar nuestro estado, para elaborar un plan de tratamiento individualizado. Las técnicas que se realizan en fisioterapia están relacionadas con agentes físicos utilizados de manera terapéutica, que mejoran la movilidad y reducen el dolor. Entre las más usadas tenemos:

  • Manipulación y movilización articular.
  • Masaje deportivo.
  • Aplicación de frío con efectos antiinflamatorios, analgésicos y de distensión muscular. Disminuye mucho el dolor. Se aplica en fricción lenta y mantenida.
  • Aplicación de calor como agente terapéutico, con un importante efecto analgésico ante determinados dolores y sobre todo gran efecto de distensión.
  • Electroterapia. Efecto vasodilatador, circulatorio, antiinflamatorio, analgésico y en definitiva de distensión muscular.
  • Movilizaciones globales.
  • Estiramientos de potenciación muscular.
  • Diseño de programas de ejercicio para mejorar la movilidad y fortalecer los músculos.
  • Movilización de los tejidos blandos.

En cuanto a sus contraindicaciones, al ser un tratamiento manual ejercido por un profesional de la salud, prácticamente no las tiene. En Policlínica Alto Aragón recomendamos acudir al fisioterapeuta lo más pronto posible, sin esperar a sufrir grandes molestias físicas, para evitar recuperaciones largas.