Las alergias estacionales

Foto de las alergias estacionales

Las alergias aparecen cuando el sistema inmunitario reacciona ante una sustancia extraña (polen, venenos abejas, caspa de las mascotas,….) o un alimento que provocan una reacción en la mayoría de las personas.

Las alergias estacionales se producen por la exposición a sustancias suspendidas en el aire como el polen. Son frecuentes, pero aparecen solo en ciertas épocas del año, especialmente en primavera, verano y otoño, dependiendo de la sustancia a la cual sea alérgica la persona.

Los síntomas se presentan principalmente en la membrana que reviste la nariz, causando rinitis alérgica, o en la membrana que reviste los parpados y recubre la parte blanca de los ojos, la conjuntiva, causando conjuntivitis alérgica. En este caso se produce cuando las sustancias suspendidas en el aire entran en contacto con los ojos.

El polen que suele causar estas alergias en primavera proviene de árboles como el roble, el olmo, el arce, el aliso, el abedul, el enebro y el olivo. A principio de verano el polen provine de los céspedes y la alfalfa. Y al final del verano de la ambrosía. En otoño el polen de otras malezas como artemisa y el cardo ruso igualmente causan alergia.

La alergia estacional también puede ser causada por esporas de hongos que son trasportadas por el aire durante largos periodos de tiempo. Las personas pueden reaccionar a uno o más pólenes, por lo que la temporada de alergia de algunas personas puede durar desde el inicio de la primavera hasta el final del otoño.

Síntomas de las alergias

  • Prurito que comienza de manera gradual o súbita en
    • la nariz
    • el techo de la boca
    • la parte posterior de la garganta
    • los ojos
  • Goteo y obstrucción de nariz, produciendo una secreción acuosa y trasparente.
  • Los estornudos son frecuentes.
  • Los ojos se humedecen y pican.
  • La parte blanca de los ojos y los parpados se suelen enrojecer e hinchar.
  • El revestimiento de la nariz puede hincharse y adquirir un color rojo azulado.
  • Tos
  • Sibilancias o falta de aire
  • Con menor frecuencia, anafilaxia (grave dificultad al respirar, aturdimiento)

Ilustración de los síntomas de las alergias estacionales

Diagnóstico

Para llevar a cabo el diagnóstico se suelen hacer pruebas cutáneas junto al estudio de los síntomas y las circunstancias bajo las cuales se produce. También se puede examinar la secreción nasal.

Tratamiento

Para la rinitis alérgica por lo general se utilizan inicialmente los antihistamínicos. En algunas ocasiones se administra un esteroide por vía oral para el alivio de los síntomas.

Las gotas nasales o los aerosoles descongestionantes, sin prescripción, no deben ser utilizados durante más de unos días en cada ocasión, porque su uso continuado durante una semana o más puede empeorar o prolongar la congestión por el llamado efecto rebote que pude incluso conducir a una congestión crónica.

Para la conjuntivitis alérgica la limpieza de los ojos con enjuagues oculares como lágrimas artificiales puede ayudar a reducir la irritación. Se suelen usar igualmente antihistamínicos en forma de gotas oftálmicas.

En ambos casos, se puede llevar a cabo un tratamiento de inmunoterapia alergénica. Llama al 974 23 81 88 y pide cita en nuestro servicio de alergología, veremos cuál es el mejor tratamiento para tu caso concreto.