Las alergias alimentarias

Portada de las alergias alimentarias

Las alergias alimentarias son una respuesta exagerada del sistema inmunológico a la ingesta de un alimento en concreto que es identificado como dañino. Ante ello, el sistema inmunitario liberar anticuerpos conocidos como inmunoglobulina E para neutralizar al alérgeno.

La reacción se suele producir al poco tiempo de ingerir el alimento. Afecta torno al 8% de niños menores de 3 años y al 3% de los adultos. Ello es debido a que algunos niños superan su alergia alimentaria al madurar su aparato digestivo.

En ocasiones la alergia alimentaria se puede confundir con una intolerancia alimentaria. Esta igualmente es molesta pero menos grave, al no incidir en el sistema inmunitario.

En algunas personas ocasiona síntomas muy graves que pueden llegar a poner en riesgo su vida. Estamos hablando de la temida anafilaxia, que si no se trata con urgencia puede ser causa de coma o incluso la muerte.

Los sintomas de estas alergias

  • Pulso acelerado.
  • Descenso muy acentuado de la presión arterial.
  • Opresión y estrechamiento de las vías respiratorias.
  • Inflamación en la garganta que dificulta la respiración.
  • Pérdida del conocimiento o mareo.

Los síntomas comunes de las alergias alimentarias, sin llegar al extremo de sufrir anafilaxia, son:

  • Hormigueo en la boca.
  • Urticaria, picazón o eccema.
  • Problemas digestivos, como diarrea, dolor abdominal, vómitos o náuseas.
  • Hinchazón en la cara, los labios, la lengua, garganta u otras partes del organismo.
  • Inflamación de las vías respiratorias, dificultad para respirar, silbido o congestión nasal.
  • Aturdimiento, desmayos o mareos.

Alergias alimentarias en adultos

Los adultos que sufren este tipo de alergia, normalmente suelen deberse a unas proteínas presentes en:

  • El marisco
  • Los frutos secos
  • El pescado

Alergias alimentarias en niños

En el caso de los niños, a los supuestos anteriores habría que añadir:

  • Los huevos
  • El trigo
  • La leche de vaca
  • La soja

 

Existe cierta relación entre las alergias alimentarias y la alergia a los pólenes. Ésta provoca que algunas frutas frescas y secas, vegetales y especias, provoquen una reacción alérgica en algunas personas alérgicas a distintos tipos de polen.

Los alérgicos al polen de artemisa es posible que también reaccionen ante la ingesta de manzana, brócoli, zanahoria, apio, coliflor, ajo, cebolla y algunas hierbas y especias como anís, pimienta negra, semillas de comino, coriandro, hinojo, mostaza o perejil.

Las personas alérgicas al polen de abedul pueden sufrir reacción al consumo de almendra, manzana, albaricoque, zanahoria, apio, cereza, avellana, pera, ciruela, soja, anís, perejil, comino, coriandro o hinojo.

Las personas alérgicas al polen de ambrosía pueden reaccionar alérgicamente ante la ingesta de pepino, banana, melón, sandía y calabacín.
Personas alérgicas al césped o la hierba pueden serlo también al tomate, pepino, melón, sandía, naranja, cacahuate y calabacín.

En Policlínica Alto Aragón tenemos los mejores alergólogos. Pide cita con nosotros en el 974 23 81 88.