La reconstrucción mamaria después de una mastectomía

La reconstrucción mamaria ayuda a restaurar la apariencia de la mama después de una mastectomía. Se puede llevar a cabo al momento de realizar la mastectomía, o con posterioridad. Paciente y cirujano seleccionarán el tipo de cirugía reconstructiva que mejor les convenga.

Generalmente, sus opciones incluirán un implante sintético, o uno de los siguientes dos procedimientos que utilizan el propio tejido de la paciente para reconstruir la mama; un colgajo musculo-cutáneo del dorsal ancho, o un colgajo miocutáneo transverso del recto abdominal, conocido también como colgajo TRAM.

Las reconstrucciones mamarias se realizan con anestesia general.

 

Colgajo dorsal ancho

Para un colgajo musculo-cutáneo del dorsal ancho, el cirujano realizará una incisión en la parte superior de la espalda, separará una sección de tejido, y girará el colgajo hasta posicionarlo en la zona de la mastectomía.

 

Colgajo TRAM

Un colgajo miocutáneo transverso del recto abdominal, conocido también como colgajo TRAM, comienza cuando el cirujano realiza una incisión en la piel del tórax. Luego, el cirujano realizará una incisión elíptica en la piel, la grasa, y el músculo de la pared abdominal, o de no haber suficiente tejido en el abdomen, en la parte inferior de la espalda.

A continuación, el cirujano deslizará el tejido debajo de la piel hasta la zona de la mastectomía para formar un montículo mamario. Se tendrá mucho cuidado de conservar el suministro de sangre hacia el montículo reconstruido. Finalmente, el cirujano suturará la herida original de la espalda o abdomen.

 

Implante sintético

El procedimiento para los colgajos de tejido es similar, independientemente que se realice de inmediato o un tiempo después de la mastectomía. Sin embargo, el procedimiento para los implantes sintéticos depende del momento en el que se realice la reconstrucción.

Si decide realizarse el implante al momento de someterse a la mastectomía, el cirujano lo insertará inmediatamente después de extirpar el tejido de la mama, y cerrará la herida con suturas.

Por el contrario, si elige realizar el implante con posterioridad, es posible que la piel necesite estirarse antes de la reconstrucción. En este caso, el cirujano volverá a abrir la incisión en el lugar de la mastectomía, e insertará un expansor de tejidos en forma de globo.

Durante algunas semanas, el cirujano logrará que la pared torácica y la piel se estiren al inyectar regularmente suero en el expansor de tejidos. En una segunda operación, el cirujano realizará otra incisión, extraerá el expansor de tejidos, insertará un implante sintético, y cerrará la herida con suturas.

Generalmente, las reconstrucciones mamarias son procedimientos hospitalarios, y la mayoría de las pacientes permanecen en el hospital entre uno y cinco días después de la cirugía.

 

Reconstrucción del pezón

Una vez completado el montículo mamario, la paciente puede decidir que le reconstruyan el pezón y la areola. Este es un procedimiento relativamente fácil, ya que el procedimiento dura entre 30 y 60 minutos.

Existen diferentes tipos de reconstrucciones del pezón. La más común consiste en extraer tejido del muslo interno o de la oreja para crear un montículo pequeño parecido a un pezón. Este pezón de reemplazo se fija al área central de la mama reconstruida. Posteriormente, si la paciente lo desea, puede tatuar la zona para que parezca un pezón y areola completamente naturales.