INFILTRACIÓN EPICONDILITIS


Dr. Jorge Cuenca Espiérrez

Especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología

Col. 50/12573

Dr. Jorge Camacho Chacón

Especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología

Col. 50/14810

La epicondilitis o “codo de tenista” es una patología que aparece como consecuencia de movimientos repetidos a nivel del antebrazo cuyo síntoma principal es el dolor en la cara lateral del codo. Esta patología es bastante frecuente dentro de la población general, sobre todo en aquellos profesionales cuyo trabajo implica la utilización del antebrazo y la prensión con fuerza de objetos (profesionales de la limpieza como ejemplo más frecuente). El apodo de “codo de tenista” viene porque es bastante frecuente entre los que practican este deporte, que implica la prensión con fuerza de la raqueta y continuos movimientos de pronosupinación del antebrazo, lo que tracciona la musculatura extensora de la mano cuya inserción se sitúa a nivel de la cara lateral del codo.

El tratamiento inicial debe incluir reposo, antiinflamatorios, aplicación de hielo, estiramientos y automasaje. Todo esto nos ayudará, ¿pero qué ocurre si el dolor no remite?. Existen otras opciones de tratamiento, como el tratamiento rehabilitador o las infiltraciones, cuya función será la de ayudar a la reducción de la inflamación y reparación del tejido dañado.

El tratamiento consistirá en la punción e infiltración de diferentes sustancias en la zona cercana a origen del dolor.

Infiltración de Corticoides

Los corticoides son una sustancia antiinflamatoria, con la misma estructura química que las hormonas suprarrenales. La infiltración con corticoide actúa directamente en el ámbito de los tejidos donde se infiltran, evitando la liberación de las sustancias que producen la inflamación, y por lo tanto aliviando el dolor. El corticoide se suele mezclar con una pequeña cantidad de anestésico, y se infiltraría una cantidad entre 1-2 centímetros cúbicos.

Durante las primeras horas, el efecto anestésico anula el dolor, mientras que el corticoide actúa a partir de las 12-24 horas.

Infiltraciones de plasma rico en factores de crecimiento.

Los factores de crecimiento son unas sustancias que intervienen en la reparación y regeneración de tejidos y que se encuentran en las plaquetas y en plasma sanguíneo.

Los factores de crecimiento tienen la capacidad de regenerar tejidos y remodelar la matriz extracelular, por lo que aceleran el proceso de restauración de los tejidos implicados consiguiendo recuperar mucho antes la lesión, incluso en la mitad de tiempo.

Este tipo de tratamiento se realiza con sangre del propio paciente, que tras extraerla se pasa por un periodo de centrifugado. Con ese centrifugado, se separan los diferentes componentes de la sangre (células y plasma), y en una parte de ese plasma se encuentran los factores de crecimiento. El plasma rico en factores de crecimiento estaría indicado en casos de inflamaciones crónicas (tendinosis), y resulta un tratamiento sin alergias ni efectos adversos, al tratarse de sangre del propio paciente.

Técnica de infiltración

Se realiza un lavado de la zona a infiltrar con cepillo impregnado en betadine o clorhexidina. Con aguja de 27 o 30 G (muy finas y flexibles), se realiza una punción en la región epicondílea. El objetivo es situar la aguja en la zona de inserción de la musculatura en el húmero. Para ello, se puede usar (es altamente recomendable), un ecógrafo, que nos permitirá ver el tejido y también la situación de la aguja. De esta forma, con la infiltración ecoguiada, conseguimos poner la sustancia en la localización anatómica exacta, por lo que puede tener un efecto terapéutico mayor.

La infiltración no es especialmente dolorosa (en cualquier caso, mucho menos dolorosa que la propia epicondilitis), y que son tratamientos eficaces para reducir el dolor. Por otro lado, sería interesante indagar en la causa primaria de la inflamación y realizar modificaciones de la actividad, siempre que sea posible, para intentar evitar sobrecargas innecesarias de la musculatura del antebrazo.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+