Hábitos para llevar una dieta saludable

Hábitos para llevar una dieta saludable

Cómo mantener una dieta saludable

Tener una dieta saludable es fundamental para que nuestro organismo funcione de manera adecuada. Una vez que incorporamos ciertos hábitos a nuestra vida, enseguida notaremos la diferencia.

Para comer de manera sana no es necesario saber cocinar a las mil maravillas o disponer de mucho tiempo para preparar platos fabulosos.

Algunos de los hábitos que deberíamos incorporar en nuestro día a día son:

Evitar la improvisación, planificar las comidas, la lista de la compra e intentar ir a comprar una vez por semana descartando productos procesados, precocinados, azucarados, de bollería, picoteo insano, etcétera. Es fundamental evitar comprar alimentos que nos inciten a picotear, como dulces o snacks.

Fijar unos horarios estables para las comidas principales. Se deben realizar cinco comidas al día, desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Si se come o cena muy tarde y hay mucho espacio entre tomas.

Las comidas deben ir en disminución. El desayuno debería ser la ingesta más fuerte del día, a mediodía una comida sana y reconstituyente, que no nos deje pesados, y para terminar una cena muy frugal.

Tener una dieta saludable es fundamental para que nuestro organismo funcione de manera adecuada.

Los tentempiés a media mañana y a media tarde deben ser saludables. Lo apropiado es asegurar entre horas un mínimo de hidratos de carbono, proteínas y fibra. Una pieza de fruta como una manzana, un kiwi o frambuesas, un puñado de frutos secos, un yogur, pan integral, pavo, jamón cocido, queso,…

Se debe comer tranquilo, despacio, a ser posible en compañía y moderando el tamaño de las porciones. Se debería dedicar al menos 30 minutos a comer y cenar.

Es necesario, para una buena digestión, masticar despacio. Cuanto más lento se coma, mejor se digieren los alimentos, se absorben los nutrientes y uno se siente saciado antes. De este modo, veremos cómo poco a poco nuestras raciones irán menguando de tamaño.

A lo largo del día se debe beber al menos 2 litros de agua, sin esperar a tener sed. Se deben evitar los refrescos azucarados.

Es necesario reducir el consumo de sal. Se puede reemplazar por especias como la pimienta, el orégano, el ajo, el pimentón, la cúrcuma o el perejil.

Se debe consumir a diario, al menos, cinco porciones de frutas y verduras. Es recomendable consumir la fruta, bien lavada, con piel y evitar los zumos procesados.

Igualmente se deben ingerir lácteos, legumbres, cereales preferentemente integrales, huevos, semillas, algas, frutos secos, cacao puro, carne y pescado de buena calidad y con bajos aportes de grasa. Optar por grasas saludables como el aceite de oliva. Y no cocinar en exceso los alimentos.

En definitiva se debe evitar el consumo de alimentos con elevado contenido de grasas, azúcares y sal. Así como evitar en la medida de lo posible el azúcar en sí mismo y los edulcorantes. Tampoco se debe abusar de las bebidas alcohólicas y de los alimentos fritos o empanados.

Además, recuerda que para estar bien de salud, aparte de ingerir alimentos sanos se debe hacer deporte. Llevar una vida activa. Cuarenta minutos cuatro veces por semana de ejercicio físico estaría bien, pero mejor aún realizar treinta minutos de actividad física todos los días de la semana. Desde Policlínica Alto Aragón queremos acompañaros en vuestro proceso de vuelta a un estado excelente de salud, llámanos al 974 23 81 88.