¿Evitas hacerte análisis de sangre por miedo a las agujas? ¡Nunca más!

El análisis de sangre es una de las pruebas médicas más utilizada y de mayor importancia en la práctica clínica. Consiste en extraer una pequeña cantidad de sangre venosa del paciente, que después es transportada al laboratorio para analizarla y determinar su composición. Tarde o temprano, tu médico de cabecera o especialista va a solicitar que te sometas a uno de estos exámenes. Es sencillo, prácticamente indoloro, pero existe un importante número de pacientes que sienten aversión por las agujas. Entonces, ¿vas a seguir permitiendo que estas visitas –de carácter puramente ambulatoriosigan siendo un mal trago para ti? A continuación, te damos unos consejos para que, aquellos que no son amigos de las agujas, lo pasen de forma mucho más relajada y agradable.

En primer lugar, un cambio de mentalidad

Trata de cambiar tu mentalidad. Con frecuencia, la mejor forma de empezar a vencer cualquier miedo es intentar cambiar tu forma de pensar al respecto. El D.U.E. (enfermer@) con el que vas a tratar, además de ser un profesional –por lo tanto, no hay nada que temer, estás en buenas manos– que se toma muy en serio su trabajo, es una persona, por lo tanto, si le comentas la aversión o miedo que te provoca esta situación, lo va a entender perfectamente. Es más, hablar del tema rebajará la tensión que te produce la situación e irás relajando poco a poco.

Hablar te ayudará a relajarte

Una distendida charla con el enfermer@ te ayudará a distraer tu atención en ese momento del pinchazo que tanto temor te causa. Es importante que, en todo momento, confíes en la persona que tienes delante. Es un profesional cualificado, que ha realizado esta práctica en innumerables ocasiones, y te aconsejará de la mejor forma antes y después de realizar el análisis. Mantén la calma mientras tanto, antes de que te des cuenta habrá terminado. Apartar la mirada, o escuchar música mientras tanto te puede ayudar.

El truco del almendruco

El miedo a las agujas, igual que el resto de miedos o fobias, afecta a la percepción de una determinada realidad, identificándola como peligrosa, y nos causa temor o malestar al pensar en ella o experimentarla. Intenta repetir mentalmente el alfabeto de atrás para adelante al momento de recibir una inyección. Así no habrá tiempo de pensar en sentirte mareado o en desmayarte porque mantendrás la mente ocupada. Ya verás cómo se te pasa volando.

¿Qué? Pero, ¿ya ha terminado?

En la vida, pero, muy especialmente, en temas de salud, la eficacia-hacerlo bien- está por encima de la eficiencia-hacerlo rápido y bien-. No obstante, en esta ocasión un análisis de sangre, es una práctica muy rápida. Tan solo son necesarios unos minutos para realizar la extracción.  Habitualmente, los análisis se realizan por la mañana, por lo que el paciente debe ir en ayunas. Si el hecho de hacerte análisis de causa ansiedad o malestar, ¿por qué no te tomas un rico desayuno –solo o en compañía- cuando termines? Se trata de una ‘pequeña’ victoria que te mereces celebrar.