El cuidado de la salud bucodental en la infancia

La primera visita al dentista

Hasta hace unos años la primera visita al odontólogo se realizaba cuando se había completado la primera dentición, sobre los 3 años de edad. Actualmente la caries dental es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia entre los preescolares. Esto ha hecho que se adelante la recomendación de la primera visita al dentista a los 12 meses y se inste a los padres a iniciar la práctica de la higiene bucal antes incluso de que haya salido el primer diente.

La dentadura primaria está compuesta por los llamados dientes de leche, que son 20, ocho incisivos, cuatro caninos y ocho molares. Un niño que tenga caries en estos dientes tiene muchas probabilidades de arrastrar problemas bucodentales durante la vida adulta. Por lo que aunque se trate de dientes de leche, es vital no perderlos antes de tiempo, pues no sólo marcan la posición de los dientes definitivos sino también el futuro de su salud. Las caries afectan a la salud general del niño, provocándoles intensos dolores; un niño que sufre de caries constantemente puede ver afectada incluso su capacidad de aprendizaje al poder llegar a ser éste un dolor muy molesto.

Para evitar las caries es imprescindible seguir unos hábitos alimenticios e higiénicos saludables así como llevar a cabo revisiones dentales periódicas con el odontólogo.

Cuidado dental

Recomendaciones para evitar las caries:

  • Iniciar la limpieza bucal antes de que salga el primer diente. Se debe limpiar la boca del bebé con una gasa humedecida después de cada toma, pues los azúcares de la leche favorecen la aparición de caries. Es imprescindible adquirir este hábito de higiene al igual que limpiamos el resto del cuerpo del lactante.
  • Cuando han aparecido los dientes se puede empezar a usar el cepillo. Los cepillos debieran tener cerdas suaves y paralelas entre sí. Hemos de procurar que el cepillado sea una experiencia agradable para el niño, suave y sin daño.
  • Hasta los 2 años no se utilizará dentífrico.
  • El dentífrico será especial para niños, es decir, con un bajo contenido en flúor.
  • Hay que tener especial cuidado en la fase oral del niño, aquella en que lo experimenta todo a través de la boca, desde sus juguetes hasta las llaves, elementos que pueden estar cargados de bacterias, por lo que es imprescindible extremar su higiene en estos momentos.
  • Respecto a los hábitos de succión.
    • Se recomienda el uso de chupetes anatómicos para favorecer el correcto crecimiento de la cavidad bucal, siempre que no tiendan a llevarlos del revés.
    • Es conveniente abandonar su uso definitivamente sobre los dos años de edad o antes, al igual que el biberón.
  • Antes de los dos años es imprescindible evitar el consumo de alimentos azucarados y moderar su toma pasada esta edad.
  • A medida que los niños van creciendo es necesario introducirles el hábito de limpieza, y esto se logra a través del ejemplo, han de vernos lavar los dientes a nosotros, hasta conseguir que sea para ellos algo normal y básico, como lavarse las manos.

En esta primera visita al dentista, el odontólogo comprobará la posible existencia de caries, la presencia de afecciones periodontales, alteraciones en el desarrollo o en la adecuada posición de las piezas dentales.

Recomendaciones ante la primera visita al dentista:

  • Evitar el miedo al dentista, favorece la relación del niño con el odontólogo. En no pocas ocasiones somos los padres los que transmitimos a los pequeños nuestro miedo (infundado) al dentista.
  • No amenazar a los pequeños con llevarlos al dentista con frases como “lávate los dientes o tendrás que ir al dentista”, poniendo así la figura de este profesional como un castigo.
  • Es preferible no hacer ningún tipo de comentario respecto a las vistas al dentista, ni siquiera comentarios positivos del tipo que no se preocupe que no le va a hacer daño, pues ello ya les pone en alerta de que allí algo va a ocurrir.
  • Si el niño lleva yendo al dentista de manera normal desde que tiene un año de edad, lo verá como algo habitual, facilitando de este modo sus revisiones periódicas.

En Policlínica Alto Aragón respetamos profundamente la infancia, es un momento crucial en nuestras vidas, el cuerpo se está desarrollando, y es básico adquirir y enseñarles unos hábitos de vida sanos. Nuestros odontólogos hacen sentir a los pequeños como en casa.