Consejos para disfrutar de una saludable Navidad

Se acerca la Navidad, una de las épocas más entrañables del año …. Pero también si no se tiene un poquito de cuidado, una de las más peligrosas en lo referente a la salud.

 

En estas fechas rompemos con la rutina, aparecen compromisos familiares, con amigos, de empresa, nos damos atracones incontrolados de comida y bebida con la excusa de que un día es un día. A lo que se suma el cansancio acumulando de todo el año, el estrés de las compras, los niños, la organización de reuniones, el abandono del ejercicio físico diario y un largo etcétera.

 

Todo ello puede acarrear que una época que debería ser placentera se vuelva en origen de problemas. Llegando a ser incluso la época del año que más registros hospitalarios padece.

 

Alergias alimentarias, empachos, acidez, intoxicaciones, diarreas, vómitos, aumento de los niveles de colesterol, gastritis, gota, pancreatitis o gastroenteritis, e incluso aumento del riesgo cardiovascular, depresiones o ansiedad, son algunas de las dolencias típicas navideñas. Pero la buena noticia es que poniendo en práctica unos sencillos consejos la Navidad seguirá siendo una dulce y sana Navidad:

 

  • Los días que no tengáis compromisos, cocinad de manera saludable. Decantaros por el vapor o la plancha, y elaborad platos ligeros, sin grasas saturadas. Mantened las cinco comidas diarias.
  • Aumentad el consumo de frutas y verduras, podéis hacer unos ricos caldos y purés calientes o decantaros por los zumos, eso sí, sin añadirle azúcar.
  • Garantizad el adecuado aporte de proteínas. Además de la carne, el pescado, y los huevos, podéis obtener proteínas de origen vegetal con los frutos secos y las legumbres.
  • Las fibras integrales os ayudarán a mejorar el tránsito intestinal.
  • No abuséis de la sal y evitad los alimentos precocinados. Moderad el consumo de marisco.
  • Huid de los excesos, no repitáis postre. Disfrutar de los deliciosos dulces y turrones típicos pero en su justa medida.
  • Lo mismo ocurre con el alcohol, el cual suele estar omnipresente en estas celebraciones, vino, champán, vermut, licor, … de nuevo aquí el sentido común debe primar y tomarlo con moderación para evitar las molestas resacas, por no hablar de mayores problemas que todos sabemos lleva acarreado el consumo de alcohol. Así, tómalo únicamente acompañado de comida e intercalado con agua. De este modo podréis eliminarlo más fácilmente del organismo.
  • Aumenta el consumo de agua, tanto sola como en infusiones o sopas. El agua, entre otros muchos beneficios, ayuda a rehidratarse y mejora el tránsito intestinal.
  • Y por supuesto aprovechad los días vacacionales para hacer ejercicio en compañía de vuestros seres queridos, salid a andar aunque sea por la ciudad, a un parque, si podéis practicar algo de senderismo o si tenéis aficiones deportivas comunes, es el momento perfecto para retomarlas, ¡Veréis que bien sienta!