Las operaciones de cirugía plástica y reparadora más comunes en estas fechas

Enero es un mes de comienzos, de cambios y renovación. Muchas personas utilizamos el final e inicio de año para hacer revisión de lo bueno y lo malo, ver qué nos falta por cumplir e iniciar nuevos caminos pendientes. Y ciertamente, aunque parece que son palabras o pensamientos vacíos que suelen quedar en promesas incumplidas, nada de eso. Al menos en el campo de la cirugía estética, en estas fechas aumentan mucho las operaciones de cirugía plástica y reparadora.

Tratamientos

Este es un buen momento para llevar a cabo aquellos tratamientos que requieren un pequeño parón en nuestra vida para reaparecer en primavera renovados.

Por lo que si estáis pensando en aprovechar estos días de tranquilidad invernal para cuidaros un poquito, os contamos cuales son las operaciones más comunes y que tienen esplendidos resultados:

La mamoplastia o  aumento de pecho. Con ella conseguimos aumentar o restaurar el volumen de las mamas mediante la colocación de una prótesis o implante. Cada paciente, según su anatomía necesita una prótesis determinada.

La mastopexia, práctica consistente en elevar el pecho que puede ir o no asociada con la colocación de un implante mamario. Es una intervención habitual debido a que la flacidez o descolgamiento son normales en mamas medianas o grandes con el paso del tiempo, tras los embarazos o pérdidas de peso. El resultado son unos pechos equilibrados y rejuvenecidos.

La liposucción o lipoescultura es un tratamiento poco agresivo por el cual se elimina tejido adiposo de manera localizada. Es habitual llevarla a cabo en brazos, muslos, glúteos, papada o abdomen. Da muy buenos resultados moldeando el cuerpo cuando el ejercicio físico y la dieta no son suficientes para acabar con el exceso de grasa acumulada.

La abdominoplastia, técnica quirúrgica por la cual se elimina el exceso de piel y grasa del abdomen. Es resultado es una cintura y vientre planos. Es una de las cirugías más demandadas por ambos sexos, y va muy bien sobre todo después de la maternidad, cuando por más que se haga, el vientre permanece distendido y flácido.

La rinoplastia, modifica la proporción y forma de la nariz, tanto por motivos estéticos, como en muchos casos, espiratorios. Puede alterar su parte superior, es decir, el hueso, como la inferior o cartílago, o ambos.

La cirugía facial ayuda a combatir el paso del tiempo, la perdida de definición y tono del rostro. Así el lifting o estiramiento facial termina con los antiestéticos surcos y pliegues, retirando el exceso de piel del rostro y cuello, a la vez que ayuda a tensar los músculos. El resultado es una tez vital, luminosa y saludable.

La blefaroplastia repara los párpados caídos mediante la eliminación del exceso de piel y grasa en esta zona. Con esta intervención se consiguen unos ojos mucho más jóvenes, que incluso ganan en agudeza visual al eliminar la piel acumulada en los párpados, que en algunos casos interfiere en la visión. Esta técnica también elimina las bolsas que se crean bajo las cavidades visuales.

Otoplastia o cirugía en las orejas, intervención sencilla y corta por la cual se corrige su forma, tamaño o ángulo con el rostro. Es un tratamiento que se puede llevar a acabo a partir de los 8 años, cuando ya las orejas han dejado de desarrollarse y los cartílagos están formados y con consistencia.

Para terminar hablaremos de la gluteoplastia o levantamiento de glúteos, técnica que elimina el exceso de piel en ésta zona mediante una incisión en la parte superior del trasero. A veces puede ir acompañada de una liposucción para lograr una apariencia equilibrada de la zona.

Si os surgen dudas ante cualquier intervención, en Policlínica Alto Aragón tenemos grandes especialistas y profesionales que darán respuesta a todas vuestras preguntas.