10 consejos para gozar de una buena salud mental

Del mismo modo que acudes al traumatólogo para rehabilitarte de un duro golpe en un brazo, pedir ayuda para solucionar un problema relacionado con tu conducta, o estar pasando un duro episodio en tu vida, tiene que ser una prioridad igualmente. Tranquilo, todo tiene solución. En la Policlínica Altoaragón dispones tanto de servicios de atención psicológica como psiquiátrica.

Cada caso es particular, pero a continuación ponemos a tu alcance un pequeño decálogo con consejos para tener un día a día más agradable, y poder disfrutar de una buena salud mental.

 

  • Optimismo. Hasta las situaciones más terribles tiene un componente de aprendizaje que nos servirá para mejorar y podremos cambiar la situación en la que nos encontremos. Sea cual sea.

 

  • Pequeñas metas para grandes avances. Ser conscientes de nuestras propias limitaciones –por lo menos, aquellas que tenemos en el momento actual- nos servirá para concentrar nuestros esfuerzos en aquellas cosas que nos gustan o que se nos dan bien y disfrutaremos de una vida mucho más plena y satisfactoria.

 

  • Enfréntate a tus problemas. Nadar y guardar la ropa o no mirar al elefante blanco en la habitación, lo único que nos traerá será más quebraderos de cabeza.

 

  • Mens sana in corpore sano. Este punto es absolutamente fundamental, mucho más de lo que, a priori, podamos imaginar. La alimentación –correcta o no-, el ejercicio físico –o la falta del mismo- y el descanso –o el cansancio acumulado- afectan directamente a nuestro estado de ánimo. Comer bien nos hace felices, del mismo modo que ejercitarnos –liberamos endorfinas- o descansar.

 

  • Placer. Al menos una vez al día tenemos que intentar encontrar esa actividad que tanto nos gusta para subir nuestro estado de ánimo y combatir la rutina y la desidia.

 

  • Sentido del humor. Una broma o un chiste en un momento complicado puede llegar a ser un verdadero bálsamo para el alma, por paradójico que resulte. Asistir a un club de lectura, ver una película en el cine, o salir con tus amigos te puede dar ‘el oxígeno’ que necesitas para ver una situación desde una perspectiva diferente, mucho más positiva.

 

  • Haz balance del día a día. Las empresas utilizan el análisis DAFO –Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Debilidades- para hacer un análisis de la situación actual del negocio, y preparar una estrategia de cara a los objetivos que busquen. ¿Y por qué no deberíamos aplicarnos el cuento? Hacer cada día, antes de acostarnos, nuestro propio DAFO, analizando cómo ha ido el día, qué hemos hecho bien, qué mal… Puede ayudarnos enormemente a mejorar como personas y como profesionales. Lo importante es no dejar de crecer nunca.

 

  • Refuerzo positivo. No es necesario fanfarronear, pero reconocer tus aciertos, buenas decisiones, y hacerte comentarios positivos y permitir que otros lo hagan, es un gran paso para aceptarte y quererte. Del mismo modo que nos gusta que nos digan lo bien que lo hacemos, nosotros también debemos ‘premiar’ los aciertos de los demás, por lo menos de nuestro entorno más directo.

 

  • Supervivencia y adaptación. Nuestra vida es un constante cambio. Aferrarnos a una realidad que ya no existe solo sirve para no seguir avanzando y nos terminaremos atascando, frustrando, y despertando sentimientos negativos. Aceptar la situación que nos venga y adaptarnos a ella es clave en el crecimiento personal.

 

  • Quédate con lo bueno. El odio, la ira, la venganza… son sentimientos que solo llevan a vidas tristes y rotas. ¿Qué te queda? Es la frase que debes repetir dentro de ti cada vez que te ocurra un suceso desafortunado; apóyate en las buenas personas, invierte tu tiempo en formarte en lo que te gusta, en divertirte… Siempre habrá un libro, una canción o una persona que te sirva de inspiración para seguir adelante.